¿Qué puede salir mal en una endodoncia?

El tratamiento de Endodoncia, a pesar de no ser uno de los tratamientos dentales más complicados que existen, debe de hacerse con mucho cuidado, ya que hay ciertos problemas que pueden acarrearse a partir de una endodoncia. A continuación te explicamos que puede salir mal en una endodoncia:

  • Infección crónica: en casos de infección previa y lesión ósea por dicha causa, el daño no es reparado automáticamente con la endodoncia si no que será una lesión a vigilar en los meses posteriores para valorar su evolución.
  • Continuación del dolor: en estos casos será necesaria la exploración de nuevo en busca de conductos anexos que no hayan sido sellados.
  • Fracaso por sellado corto de los conductos: las endodoncias con sellados cortos en las raíces tiene mayor posibilidad de provocar problemas posteriores por la posible entrada de bacterias desde el final de la raíz debido al mal sellado de la obturación radicular.
  • Fractura: los dientes endodonciados tienen mayor porcentaje de posibilidad de fractura por sobrecarga oclusal debido a que quedan más debilitados una vez vaciado y sellado el conducto del nervio. Se vuelven más rígidos y son más propensos a las fracturas; de ahí la necesidad en muchos casos de poner una corona de porcelana como tratamiento de protección.
  • Perforación radicular: esta es una complicación que puede surgir durante el proceso de la endodoncia, en casos en los que se endurece la búsqueda de los conductos radiculares. En la mayoría de los casos se puede repara con un material llamado MTA que vuelve a sellar la grieta provocada y cuya evolución suele ser favorable. Son casos que hay que vigilar en los meses siguientes a la endodoncia.
  • Inyección accidental del antiseptico en tejidos perirradiculares: hoy en día es una complicación poco frecuente, ya que en la mayoría de los casos el antiséptico usado es Clorhexidina, que no resulta tóxico en los tejidos adyacentes. En otras ocasiones el uso de NaCl si puede causar algún tipo de problema que se solventa con el lavado abundante de los tejidos bucales.
  • Fractura de material dentro del conducto: en dientes con conductos muy curvos y en la instrumentación puede suceder la fractura de alguna lima durante el proceso. Lo ideal en estos casos es intentar extraer el resto antes de continuar con el tratamiento pero en la mayoría de los casos de piezas en las que no se puede conseguir la extracción, las endodoncias no siempre fracasan debido a este contratiempo.

En Clínica Martínez Navarro le atenderemos y responderemos a todas sus dudas y cuestiones al respecto, sin compromiso y con la mayor profesionalidad.