Ortodoncia

ortodoncia

La ortodoncia es la especialidad de la odontología que trata de corregir las malposiciones de los dientes y de los huesos maxilares.

La palabra ortodoncia significa dientes en posición normal. Una boca sana también supone tener los dientes alineados y en equilibrio, con un engranaje adecuado.

Cuando el ortodoncista comienza un nuevo caso, tiene que seguir una serie de pasos, como localizar la maloclusión, valorar cuánto dista ésta de lo que se considera correcto, buscar los objetivos terapéuticos y proponer un plan de tratamiento. Para ello, se realiza un estudio previo con radiografías, fotografías y moldes de la boca del paciente.

Beneficios de la Ortodoncia

A continuación señalamos algunos beneficios que supone tener una oclusión correcta:

  • Mejora la higiene oral y ayuda en la prevención de la caries dental y la enfermedad periodontal.
  • Evita desgastes anormales en los dientes.
  • Conseguimos una correcta función mejorando la digestión de los alimentos y previene los problemas de la articulación temporomandibular.
  • Evita la sobrecarga muscular y elimina ciertos dolores de cabeza y cuello.
  • Finalmente mejora la sonrisa que como sabemos es el elemento más importante de la estética facial.

Cuando comenzar un tratamiento de ortodoncia

¿A qué edad se debe empezar la ortodoncia?

Una primera revisión a los 6 años permite detectar problemas óseos y de posición de los dientes y los huesos.

Principales ventajas de la ortodoncia en edad temprana:

  • Corregir los huesos de la cara.
  • Crear espacio para todos los dientes.
  • Corregir hábitos que nacen en la infancia.
  • Realizar tratamientos sin extracciones de piezas dentarias.
  • Disminución drástica de tratamientos agresivos en pacientes adolescentes y adultos.
  • Corrección a través de tratamientos sencillos de problemas graves que en el adolescente se convertirían en tratamientos muy complejos.
  • Posibilidad de mejorar el crecimiento de la cara consiguiendo una mejor armonía estética facial.

Tipos de tratamientos

Existen varias modalidades de tratamiento, según el problema a corregir y la edad del paciente:

  1. El tratamiento preventivo persigue la eliminación de los hábitos deformantes infantiles, generalmente en la dentición temporal (de 3 a 6 años).
  2. El tratamiento interceptivo está orientado a facilitar la salida normal de los dientes definitivos y mejorar el tamaño y posición de los huesos maxilares, generalmente cuando se inicia el recambio de los dientes de leche por los definitivos (de 7 a 11 años).
  3. El tratamiento correctivo es el indicado cuando ya han salido los dientes definitivos (de 12 a 15 años).